Uso de la velocidad de obturación de forma creativa

Cómo usar las variaciones de shutter y frecuencia de cámara para cambiar el look de tu película.

Los fotógrafos de fija sabrán que la velocidad de obturación se utiliza para controlar cómo se graba el movimiento y el movimiento en su imagen. Entonces, si estás tomando una fotografía de agua corriendo, por ejemplo, una velocidad de obturación más lenta te dará agua borrosa o suave, mientras que una velocidad de obturación rápida congelará el agua a medida que cae o fluye.

Pero en el video, el obturador funciona de manera ligeramente diferente. Para empezar, con la fotografía, estás confiando en un obturador mecánico. Pero cuando estés grabando un video, el ruido del obturador se detectará durante la grabación del mismo. Así que, el obturador se abre al comienzo y luego un obturador electrónico simula la función del obturador mecánico mientras estás grabando.

Al tomar fotografías, puedes disparar a la velocidad de obturación que desees, o al menos la velocidad de obturación adecuada para el efecto al que apuntas y para el entorno en el que estás trabajando. También puedes capturar imágenes hasta 1/8000 de un segundo, si tu cámara tiene esa función, hasta la exposición prolongada que dura unos segundos.

La diferencia fundamental entre las dos disciplinas es que estás limitado a una sola velocidad de obturación mientras grabas un video y esa velocidad de obturación depende de la velocidad de fotogramas a la que estés trabajando. La mayoría de las veces será de 24 o 25 cuadros por segundo (fps) y debido a la regla del ángulo de obturación de 180 grados, lo que significa que la velocidad de obturación debe duplicar la velocidad de cuadros.

Resultado de imagen para shutter speed and frame rate

Por ejemplo, al disparar a 25 fps, la velocidad de obturación debe ser 1/50 de segundo. Si tu cámara puede disparar a 50 o 60 fps, la velocidad de obturación debe ser 1/100 o 1/125 de segundo. La razón de esta regla de 180 grados es porque nos ayuda a grabar videos que contengan movimientos naturales. Si la velocidad del obturador es demasiado lenta, obtendrás un movimiento borroso, si disparas a una velocidad de obturación demasiado alta, todos en tu escena se verán como robots o como si estuvieran grabados en stop motion. Cumplir con la regla 180 te dará el movimiento más natural.

La velocidad de obturación (shutter) y la frecuencia de cámara (velocidad de fotogramas) son dos configuraciones de la cámara que hacen cosas muy diferentes a su imagen, pero también están muy interconectadas.

No solo pueden configurarse para darle a tus tomas el aspecto que las audiencias han estado acostumbrados durante décadas, sino que también pueden ajustarse para darle a tus imágenes un aspecto que ayudará a provocar las emociones deseadas. El cineasta ganador de un premio Emmy, Ray Tsang, nos da una lección sobre estos dos escenarios, explicando qué son, qué hacen y cómo pueden usarse para contar tu historia.

Lo que debes saber

Frecuencia de cámara: el número de cuadros capturados por segundo.

Velocidad de obturación: duración del tiempo que cada fotograma está expuesto a la luz.

Regla básica: la configuración estándar para la velocidad de obturación es el doble de la velocidad de cuadros: (por ejemplo, 24p a 1/50).

Tsang hace un excelente trabajo demostrando las diferencias entre las velocidades de obturación alta / baja y las velocidades de cuadro, que, entre otras cosas, dan como resultado más / menos desenfoque de movimiento e imágenes nítidas y claras. Si te estás preguntando por qué los cineastas se desvían de la norma (24p a 1/50), o mejor aún, cómo las diferentes velocidades de cuadro y velocidad de obturación pueden afectar a la audiencia a nivel emocional, aquí hay algunos ejemplos.

Cámara lenta

Todos estamos bastante familiarizados con esto, ya que a menudo es lo primero que intentas cuando juegas con tus ajustes de velocidad de fotogramas. Los ajustes de velocidad de frecuencia más altos resultarán en cámara lenta; dado que se capturan más fotogramas por segundo, la toma puede ralentizarse sin romper la ilusión del movimiento beta.

Tomas de acción

Las velocidades de obturación más rápidas dan como resultado imágenes más nítidas y claras, como las que vemos todo el tiempo en películas de acción, deportes y otros medios que contienen mucho movimiento (los videojuegos también). De hecho, esto se ha bautizado como «Saving Private Ryan look» y es probable que también lo hayas notado en ciertas escenas de 28 Days Later, como en muchas otras más.

Observa cómo la sangre no se vuelve borrosa (blur)?

Al final, la velocidad de obturación y la velocidad de fotogramas pueden cambiar la apariencia de tu imagen, así como la forma en que la lee tu audiencia. No son solo configuraciones que tu configuras al iniciar a grabar y te olvidas, sino que pueden convertirse en dispositivos dinámicos de narración de historias.

 

What's your reaction?
0Facebook