¿Cómo hacer sangre para grabar tu cortometraje?

La receta más fácil de todos los tiempos

Si eres fan del cine de terror o gore, seguramente en algún momento de tu vida intentaste (al igual que muchos cinéfilos o cineastas en formación) elaborar sangre falsa, ya fuera para usarla en con tu disfraz para el día de muertos o para alguna obra de cine o teatro que tenías planeado hacer.

Existen varias formas de elaborar sangre falsa, pero para esta ocasión hemos elegido una receta súper sencilla y rápida de elaborar.

Aquí hay una increíble receta de sangre falsa que puedes usar para Halloween, para bromas o para tus proyectos audiovisuales:

Unos pocos galones de sangre falsa son solo el boleto para tu casa encantada de Halloween, para algunas bromas inocentes, o para el entrenamiento de preparación para emergencias. El problema es que hay muchas recetas por ahí. La mayor queja es que la sangre falsa no se parece en nada a la sangre real… hasta ahora. Sigue leyendo.  A pesar de que tiñe todo lo que tocas, esta es, sin lugar a dudas, la MEJOR receta y la más fácil para fabricar sangre falsa y que además sea comestible. El secreto es la combinación de azúcar en polvo y cacao en polvo. La adición de colorante rojo significa que esta es la mejor mezcla de sangre que puedes preparar. (Y eso es algo bueno, también.)

Ingredientes:

  • 3 1/2 tazas (450 g o 16 oz) de azúcar glas
  • 2 cucharadas (1 oz) de colorante alimentario rojo
  • 1 cucharada de cacao en polvo
  • 1 taza (240 ml) de agua

Resultado de imagen para sangre falsa
Agrega el azúcar a la licuadora. Coloca la tapa sobre la licuadora y mezcla los ingredientes a una velocidad menor. Es posible que debas encender y apagar la licuadora varias veces para asegurarte de que se mezcle bien.

Agrega el colorante rojo a la mezcla. Una onza (30 ml) probablemente sea la botella entera, también. Bate todo y asegúrate de que se mezcle completamente. Es posible que necesites una espátula para raspar las paredes de la licuadora.

Agrega la cucharada de cacao en polvo. Mezcla nuevamente y, lo adivinaste, asegúrate de que se mezcle por completo.

Usa una cuchara para obtener un poco de tu sangre falsa para una prueba. Gírala y extiéndela en un paño, una toalla de papel o en tu mano. ¿Genial no, Dr. Frankenstein?

Esta versión de sangre falsa es completamente comestible (y realmente sabe bastante bien). Sin embargo, debido a que estás usando colorantes para alimentos, esta receta de sangre tiñe todo lo que toca. ¡Ten cuidado! (Pero diviértete también.)

 

No dejes de enviarnos tus comentarios y fotografías de tu preparación.

What's your reaction?
0Facebook