¿Arte o entretenimiento?

El arte, dicen, está en el ojo del espectador. Lo cual es una buena manera de decir que es lo que quieras que sea. Pero no estoy de acuerdo.

Aunque no tengo una perspectiva objetiva (nadie la tiene), y la mía no es más que una opinión, creo que existe el arte bueno y el malo.

Tal vez eso es pedir demasiado, para nosotros etiquetar el arte como «bueno» o «malo», o tal vez eso se siente demasiado restrictivo. Eso está bien, supongo; no quiero imponer mis estándares artísticos a otra persona, ni agradecería tenerlo al revés. Pero lo que no está bien es llamar a algo «arte» cuando no lo es, cuando en realidad es otra cosa.

Resultado de imagen para art cinema

El cine, desde sus principios, ha sido siempre un espectáculo. Al menos así se le denomina, se le reconoce. También se le vincula con el entretenimiento y es muy común escuchar que la gente diga que va al cine para divertirse.

Ante este tipo de definiciones sería útil que nos detuviéramos a considerar, brevemente, el origen conceptual de estos términos en juego, cuando hablamos de cine.

La palabra espectáculo viene del latín spectaculum y significa: medio para » ver”.

El verbo entretener (divertir, distraer), está formado con entre y tener. La idea de tener uno en suspenso o simplemente tener su atención

La palabra diversión viene del latín diversio y significa «acción y efecto de recrear».

De estos tres términos en juego quisiera rescatar el segundo, el entretenimiento, en contraste con el tercero. Este último connota, separación , alejamiento. En cambio, entretener se asocia a una atención sostenida por una tensión entre dos puntos de interés.

En cierto sentido la diversión me disgrega, el entretenimiento me concentra.

Resultado de imagen para come and see

Estas elementales disquisiciones tienen como propósito entender que el espectáculo del cine,  concebido como  entretenimiento, antes que como diversión, nos permite acercarnos en una perspectiva de reconocimiento de muchas obras cinematográficas, sin alejarnos del placer de contemplar, son  válidas para la reflexión y el ejercicio del intelecto.

Es claro que estoy refiriéndome a empresas norteamericanas, que si bien no son las únicas que han producido cine y necesariamente el de mejor calidad, son sin duda alguna las que acuñaron el concepto de entretenimiento en el cine. Y las que han instalado con el tiempo, la mayor distribución e imposición de sus productos en el mundo entero.

Quienes son consumidores asiduos de cine saben que la historia de la industria del espectáculo cinematográfico ha sido construida por las empresas productoras llamadas Majors: Metro, Disney, Fox, Warner, RKo y otras de menor envergadura llamadas minors como: Columbia, Paramaount, Universal, Artista Unidos, etc. y más adelante con asociaciones de productores independientes.

Imagen relacionada

Podría afirmar que el imaginario occidental está nutrido en gran parte por lo que el cine norteamericano con su perfil de espectáculo nos legó.

En una línea distinta están las producciones del cine italiano, francés inglés alemán, ruso, medio oriente, oriental, y en menor medida la española. Algo más lejos están las cinematografías latinoamericanas. Todas ellas están más cerca del cine intimista, estético, reflexivo o social.

El cine concebido por la industria cultural como entretenimiento se construye recurriendo a los estereotipos. Es necesario para aquellos que trabajamos desde una perspectiva crítica con los medios en general y el cine en particular atender la presencia de los mismos.

Muchas veces la naturalización de los estereotipos nos hace involuntariamente cómplices de trabajar con películas con presencia acentuada de los mismos sin hacer un señalamiento y análisis de su presencia.

Todo esto no significa que dejemos de reconocer que el cine norteamericano también ha contribuido a un tipo de cine como al que he hecho referencia en artículos anteriores. Y ha aportado además el concepto de género.

Arte versus entretenimiento
Resultado de imagen para makoto fujimura artist
Makoto Fujimura (pintor, intelectual, activista cultural, un lúcido profeta del arte. Tiene una visión de gran alcance para el papel que arte y cultura deben cumplir en el progreso, reconciliación y sostenibilidad del mundo).
Citando a Makoto Fujimura, creo que la diferencia entre arte y entretenimiento es sutil, pero importante:

¿Por qué el arte?, se pregunta Makoto Fujimura. Recurre a Aristóteles cuando dice que el fin del arte es representar no la apariencia externa de las cosas sino su significado interno. Por eso piensa Fujimura que, “nos guste o no, nuestras producciones culturales y nuestro arte nos definen. El arte expresa quiénes somos. El arte es una roca sobre la que se construye la civilización. Una civilización que no valora sus expresiones artísticas, es una civilización que no se valora a sí misma. Esas expresiones artísticas tangibles nos ayudan a entendernos a nosotros mismos”.

El entretenimiento te brinda un placer predecible … El arte conduce a la transformación.

Si eso es cierto, entonces podemos tener un problema, porque lo que mucha gente llama «arte» no nos está cambiando. En el mejor de los casos, nos está entreteniendo, embotando nuestros sentidos y embriagándonos con las realidades del mundo. El cuál no es el punto. Se supone que el arte transforma:

Sorprende, nos hiere y nos cambia.

El entretenimiento nos hace sentir bien. No nos sorprende; cumple con nuestras expectativas Y es por eso que nos gusta el entretenimiento: nos mima.

Pero el problema con el entretenimiento es que nos deja sin cambios. Y necesitamos desesperadamente ser cambiados, nos demos cuenta o no.

El arte, por otro lado, nos transforma. ¿Cómo? Nos hiere, nos rompe el corazón, nos hace llorar y revela nuestras propias deficiencias.

Resultado de imagen para wong kar wai

El arte nos obliga a tomar una decisión. Hace exactamente lo que no esperamos, y así es como nos cambia.

Entonces la pregunta, querido cineasta, es:

¿Estás creando un trabajo predecible que no sorprende, que no hiere, que no cambia nada?

¿Qué estás creando entonces? Puede ser propaganda. Puede ser publicidad. Incluso puede ser entretenimiento. Pero probablemente no sea arte.

Sin duda que lo afirmado podría abrir debates interminables, así que a continuación puedes dejarnos tus comentarios al respecto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

What's your reaction?
0Facebook