Acusada: El vacío que deja la ausencia

Quizá un corte de pelo sirva para comenzar de nuevo, para mudar de piel y querer ser otra persona. También para alivianar las culpas. Este es el caso de Dolores Dreier (Lali Espósito), una joven estudiante de clase media, la única acusada de asesinar a su mejor amiga, la noche que ambas organizaron una fiesta. La víctima fue hallada en el sillón de su casa con cortes profundos e irregulares en su piel, y murió desangrada.

 

Lali Espósito se luce en el nuevo film de Gonzalo Tobal.

 

Es un thriller, que buena parte de su trama transcurre en los espacios tribunalicios, pero muchos más en el trasfondo, en la oficina del abogado que defiende a Dolores (Lali Espósito), acusada de haber asesinado a Camila, una amiga de la infancia, hace dos años y medio. Y también bucea en la intimidad de una familia acomodada, que hará todo lo necesario para que la hija no termine purgando una posible condena de 25 años en el Penal de Ezeiza.

Acusada es el tipo de película que le plantea al espectador una encrucijada. Si Dolores es o no culpable de haber destrozado a tijeretazos limpios a Camila. El hecho sucedió luego de una fiesta algo descontrolada y algo después de que un video de contenido sexual en el que aparece Dolores haya sido subido a las redes por Camila.

 

Resultado de imagen para acusada pelicula

Para más datos, Dolores le había dicho a Camila que si alguien veía ese video, la mataba.

Así las cosas, el público duda y confía en la protagonista. La película se toma sus tiempos, y no siempre está balanceada. Hay escenas bien logradas -cuando el abogado (un impecable Daniel Fanego) realiza preguntas de adoctrinamiento a Dolores- y otras que denotan la preparación. Los flashbacks marcan una diferencia en tal sentido.

La cámara en mano del principio demuestra la inestabilidad emocional de Dolores, bajo la apariencia de un semblante rígido, casi inexpresivo. Pereciera que está en un trance hipnótico permanente y no quiere hacer frente a la dura realidad. El director juega con estos recursos, y nos mantiene toda la película en vilo.

Se ocupa de las relaciones intrafamiliares, algunos amigos y los abogados, formando un universo propio que casi no tiene en cuenta el afuera. Conforme avanza el relato, sumada la intervención de los flashbacks que tienen intención de dilucidar lo que paso esa noche en la fiesta, cada vez nos involucrados más con lo que le sucede a Dolores, a pesar de no saber si es culpable o no. Premisa que comienza a perder importancia a medida que empatizamos con el personaje; al igual que ella, en un momento solo nos importa que se libere de esa opresión que casi no la deja respirar.

 

Resultado de imagen para tobal acusada

Gonzalo Tobal, director de Acusada, logra un relato que van in crescendo en ritmo y angustia, sin dejar espacio para la catarsis. Mueve las cuerdas tensas de la guitarra sin desafinar, en buena parte se lo debe a como dispone la puesta en escena, así como a sus personajes, ya que ninguno desentona. Brindando espacio a una protagonista que logra evadirse como ese puma que escapó de la reserva, y se camufla sigiloso en los techos del barrio. Dolores ya no pertenece a su lugar.

Aunque también hay una mirada sobre la amistad en la juventud y el despertar sexual.

La protagonista casi absoluta es Lali Espósito. Que si bien sale airosa en sus momentos más dramáticos, no siempre resulta creíble en su gestualidad.

 

Acusada (2018). Duración 108 min. Argentina. Dirección: Gonzalo Tobal. Guion: Ulises Porra, Gonzalo Tobal. Fotografía: Fernando Lockett. Reparto: Lali Espósito, Leonardo Sbaraglia, Inés Estévez, Gerardo Romano, Gael García Bernal, Daniel Fanego.

What's your reaction?
0Facebook